viernes, 3 de junio de 2016

Planificar la esperanza (Por Vicente Zito Lema)

El desafío de Planificar la esperanza  


Por Vicente Zito Lema, mayo 2016.-




 La alegría de la vida impulsa nuestra conciencia ante la angustia de la finitud, frente al desencanto de las ilusiones, y desafía la potencia de ser plenamente los sujetos de cada destino, atados y desatados por el destino social.

Aún en tiempos de incertidumbre y desesperanza -como bien señalara Enrique Pichón Riviére, maestro del pensamiento latinoamericano- se torna imprescindible, con toda la fuerza y urgencia de dar respuesta a las necesidades de la verdad, gestar proyectos colectivos donde planificar la esperanza junto a otros.

De eso se trata, hoy y aquí,  cuando sentimos que la historia se detiene, cuando el camino por donde avanzábamos en busca de concretar el sueño de un real humanismo, aun con equivocaciones, debilidades, errores de toda naturaleza, pero avanzando en el balance de la historia, queda más que amenazado, literalmente destruido.

Cuesta aceptar que de pronto nos encontremos en un momento de la vida social tan cruel, que parecía para siempre superado. Ante nuestros ojos aparecen los fantasmas de la melancolía, y en especial los monstruos del rencor,  todas formas que asumen las pasiones tristes que envenenan la vida de los seres humanos y de las sociedades que paso a paso construyen.

Aun asi, insistimos, por encima de todas las dificultades, superando los actos maliciosos de quienes desde el poder dañan a las mayorías, especialmente a los más expuestos ante la necesidad, es preciso mantener la esperanza, apostar a la dimensión dialéctica de la esperanza, a su construcción grupal, comunitaria, histórica.

Habrá que pensar y actuar. Pensar en la dimensión de los efectos que sufrimos, pero mucho más entrar a fondo en la naturaleza y dimensión de las causas que provocaron esos efectos morbígenos.

Nada se supera sin conocimiento de la realidad que debemos trasformar. Tampoco nada de buena eternidad se construye en soledad, sin la capacidad para generar potentes lazos fraternales, amorosos, en búsqueda de construir la casa de la historia que nos cobije a todos.

Digo otra vez lo que dije memorando el reciente 24 de Marzo y el espanto social que provocara el terrorismo de estado, frente hoy a estas formas autoritarias de gobierno, que de otra manera y con otras legalidades siento que amenazan nuestro futuro, y abren otra vez las heridas del dolor social.



Que la violencia de tanto poder no ciegue nuestros ojos.
Ni el pavor de lo padecido clausure la conciencia.
Que la voluntad de ternura jamás nos abandone.
Y que la paz crezca en nuestros cuerpos.
Cuando lo justo y necesario sea el bien de todos.

Y reine la belleza que honrará la vida

miércoles, 1 de junio de 2016

Enrique Pichón Riviére - "El Francesito"





Miguel Kohan, director de "El Francesito",un documental (im)-posible sobre Enrique Pichón Riviere









Cuando el femicidio mide 30 puntos de rating




Por Cosecha Roja · Publicado el 14/05/2015


“Si la mujer es un objeto puedo romperlo, cambiarlo, cortarlo, maltratarlo, esconderlo”, dijo a Cosecha Roja Stella Martini, doctora en Ciencias Sociales. Desde el crimen de Chiara #NiUnaMenos circula por las redes sociales con ferocidad. Anoche Marcelo Tinelli tuiteó la consigna: tuvo más de 6 mil RT y 7 mil FAVS. Después el show continuó: cuerpos bellos, flacos, rubios, exitosos que representan el modelo de mujer ideal del siglo XXI.

En la Argentina de 2014 casi 300 mujeres fueron asesinadas por varones. Los femicidios -como el de Chiara, Melina, Daiana y Ángeles- son el último eslabón de la cultura de la violencia contra la mujer. El camino empieza cuando un tipo te mira el escote en vez de a los ojos, cuando te grita “què linda, mami” por la calle, cuando te apoya en el colectivo, cuando se te acerca tanto que te quita el espacio vital, cuando dice que una chica se embaraza para cobrar un plan, cuando te llama veinte veces al celular para controlarte. “Son maneras de ejercer un poder y no porque haya una enfermedad: hay una cultura que lo autoriza”, dijo Martini.

Esa violencia no está solamente en la intimidad del hogar o la vía pública: también mide más de 30 puntos de rating en el prime time de la televisión. En ‘el Bailando’ casi todas las participantes son flacas, tienen el cutis perfecto y las piernas sin celulitis. Pasaron horas en la peluquería, invirtieron tiempo con el personal trainner y el coach de baile y fortunas en la depilación definitiva. “Es el modelo de éxito patriarcal: mujeres bellas y deseables toda la vida que ocupan el lugar del deseo sexual. Algunas querrán hacerlo, otras no. El problema es que sea un modelo único impuesto para todas”, dijo a Cosecha Roja Vanesa Vázquez Laba, socióloga y parte del programa Contra la Violencia de Género de la Universidad de San Martín (UNSAM).

La periodista Hinde Pomeraniec escribió en Facebook: “Desde que la consigna #NiUnaMenos tomó la calle, la palabra femicidio está en las redes, en los medios, en las conversaciones. Y llegó a Tinelli, sí, también. El mismo que muestra el culo de las chicas pero cuyo programa ven millones de personas que seguramente nunca antes escucharon hablar de femicidio. El riesgo de la frivolización existe. La discusión de cómo se educa y cuál es la mejor campaña aún no está cerrada; que yo sepa nadie tiene la palabra final sobre esto”. Para ella muchos se sacan la foto sólo para figurar y otros están verdaderamente preocupados.

“A las mujeres que dicen que no, que se ofenden, no les creo nada. No puede haber nada más lindo que un piropo, por más que esté acompañado de una grosería. Que te digan qué lindo culo que tenés, está todo bien”, dijo el jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri en abril del año pasado. Ayer se subió a la campaña #NiUnaMenos y publicó una carta en Facebook:
“Matar a una mujer o golpear a una mujer no es de hombre. Respetar es amar. Pensá en tu hija, en tu madre, en tu hermana. Tenemos que actuar juntos para terminar con esta epidemia de violencia contra la mujer” 

Esta mañana el programa de radio de Andy Kusnetzoff empezó con los panelistas preguntándole a una chica que tenía un herpes en la boca si le había practicado sexo oral a alguien. “Yo puedo ponerla donde quiera”, dijo unos minutos después Kusnetzoff. Se refería a su habilidad para tirar una ojota, pero enseguida empezó el doble sentido, que toda la mesa festejó. Ayer publicó en Twitter su foto con la consigna #NiUnaMenos.

Para Vázquez Laba los últimos asesinatos de mujeres “sobrepasaron algunos límites de la sensibilidad social”. Por eso ahora se volvió “políticamente correcto” sumarse a una campaña que retoma reclamos históricos del feminismo sobre el trato de los cuerpos de las mujeres. Es la hipocresía hecha discurso. “Algunos sectores hacen un uso político. Tinelli es el emblema de la misoginia”, dijo la socióloga. Martini se refirió a él como “el conductor del prime time que exhibe -como máxima atracción- a mujeres con enormes pechos, labios gordos y semidesnudas”. Y a Macri como “un político de derecha atravesado por los discursos del machismo”.

“La vida cotidiana de la mujer está permanentemente condicionada por el relato violento de cómo debe ser, cómo se debe vestir, cómo debe actuar y desear. Eso organiza la subjetividad de las personas y coarta la libertad de elección. Hay que romper ese modelo, desarmarlo, desarticularlo”, dijo Vázquez Laba.

El chiste fácil sobre sexo es canchero: cortar la pollera ante las cámaras, imitar a Guillermo Francella diciendo “es una nenaaaa”, arrinconar a una mujer con preguntas sobre la intimidad ante los micrófonos. “Es una cultura violenta que está legitimada, si alguien dice algo en contra lo tildan de ‘amargo’”, dijo Martini. Y explicó que existe una una relación con la trama violenta de la cultura argentina: “no cualquier sociedad tiene tal número de mujeres asesinadas”, dijo.
Chiara Páez apareció enterrada en el patio de la casa del novio de 16, que confesó el crimen y quedó detenido. Hoy la Justicia también imputó a su mamá y su padrastro. Ni bien se conoció la noticia en los medios publicaron notas sobre el noviazgo violento y embarazo adolescente. Pero ¿por qué a una familia se le ocurre que puede matar a una chica? Para Martini no se trata de hablar de las relaciones violentas de pareja o intrafamiliares. Falta discutir la “trama de violencia contra las mujeres” legitimada en los medios de comunicación.


[Nota publicada el 14/5/2015]

jueves, 5 de mayo de 2016

La memoria del dolor


La memoria del dolor admite al pasado como experiencia y no como lastre; no exige la renuncia al dolor de lo ocurrido y lo sabido. Opera como un no olvidar estructurante y organizador— pulsión de La memoria del rencor y la memoria del dolor vida mediante —como una señal de alarma que protege y previene la repetición de lo malo y da paso a una nueva construcción.

En cambio, la repetición en la memoria del rencor reinstala —pulsión de muerte mediante— la compulsión repetitiva y hasta insaciable del poder vengativo. En el rencor, la temporalidad presenta características particulares, manifiestamente una singular relación con la dimensión prospectiva.
 La repetición es la forma básica de interceptar el porvenir y de impedir la capacidad de cambio. La memoria del rencor, a diferencia de la memoria del dolor, está regida no por el principio de placer/displacer ni por el principio de realidad, sino por el principio de tormento.


Luis Kancyper

lunes, 18 de abril de 2016

PUNTO DE PARTIDA DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL



                  Sigmund Freud señala claramente su postura frente al problema de la relación entre psicología individual y psicología social o colectiva en su trabajo Psicología de las masas y análisis del yo. Dice en la introducción de este libro, en general tan mal comprendido: "La oposición entre psicología individual y psicología social o colectiva, que a primera vista puede parecernos muy profunda, pierde gran parte de su significación en cuanto la sometemos a un más detenido examen.
La psicología individual se concreta, ciertamente, al hombre aislado e investiga los caminos por los que el mismo intenta alcanzar la satisfacción de sus instintos, pero sólo muy pocas veces y bajo determinadas condiciones excepcionales, le es dado prescindir de las relaciones del individuo con sus semejantes. En la vida anímica individual, aparece integrado siempre, efectivamente, 'el otro' como modelo, objeto, auxiliar o adversario y de este modo la psicología individual es al mismo tiempo y desde el principio psicología social, en un sentido amplio, pero plenamente justificado."

 Se refiere luego Freud a las relaciones del individuo con sus padres, con sus hermanos, con la persona objeto de amor y con su médico, relaciones éstas que han sido sometidas a la investigación psicoanalítica y que pueden ser consideradas como fenómenos sociales. Estos fenómenos entrarían en oposición con aquellos denominados 1965. 41 narcisísticos por Freud (o autísticos, por Bleuler). Podemos observar, de acuerdo con los aportes de la escuela de Melanie Klein, que se trata de relaciones sociales externas que han sido internalizadas, relaciones que denominamos vínculos internos, y que reproducen en el ámbito del yo relaciones grupales o ecológicas. Estas estructuras vinculares que incluyen al sujeto, el objeto y sus mutuas interrelaciones, se configuran sobre la base de experiencias precocísimas; por eso excluimos de nuestros sistemas el concepto de instinto, sustituyéndolo por el de experiencia. Asimismo, toda la vida mental inconsciente, es decir, el dominio de la fantasía inconsciente, debe ser considerado como la interacción entre objetos internos (grupo interno) , en permanente interrelación dialéctica con los objetos del mundo exterior.

 Freud insiste en la necesidad de una diferenciación de los grupos, pero afirma que de todas maneras las interrelaciones entre individuos siguen existiendo, y que no es necesario apelar para su comprensión a la existencia "de un instinto social primario e irreductible pudiendo los comienzos de su formación ser hallados en círculos más limitados, por ejemplo, en la familia". En otro párrafo Freud dice: "Basta con reflexionar que el yo entra, a partir de este momento, en la relación de objeto con el ideal del yo por él desarrollado, y que, probablemente, todos los efectos recíprocos (que pudiéramos señalar como regidos por el principio de acción recíproca funcionando en forma de espiral) desarrollados entre el objeto y el yo total, conforme nos lo ha revelado la teoría de las neurosis, se reproducen ahora dentro del yo." Este conjunto de relaciones internalizadas en permanente interacción y sufriendo la actividad de mecanismos o técnicas defensivas constituye el grupo interno, con sus relaciones, contenido de la fantasía inconsciente.

El análisis de estos párrafos nos muestra que Freud alcanzó por momentos una visión integral del problema de la interrelación hombre-sociedad, sin poder desprenderse, sin embargo, de una Podríamos objetar aquí que tal oposición no existe por cuanto todo narcisismo es secundario, en la medida en que en el vínculo interno, que puede tener una apariencia narcisística, el objeto ha sido previamente introyectado. Es decir, que al darse una estructura vincular, "el otro", el objeto, está siempre presente a través de dicho vínculo, aunque sea escamoteado bajo la apariencia de un narcisismo secundario. 42 concepción antropocéntrica, que le impide desarrollar un enfoque dialéctico. Pese a percibir la falacia de la oposición dilemática entre psicología individual y psicología colectiva, su apego a la "mitología" del psicoanálisis, la teoría instintivista y el desconocimiento de la dimensión ecológica le impidieron formularse lo vislumbrado, esto es, que toda psicología, en un sentido estricto, es social.

El proceso grupal - E. Pichon-Rivière




domingo, 1 de noviembre de 2015

Pobres de toda pobreza


La falsa conciencia 


                             El apoyo de un trabajador asalariado que no llega a fin de mes y el de un excluido social a las políticas de derecha, tal vez  sirva para conservar la gran esperanza de hacerse rico. Si la izquierda se supone que redistribuye y hace que todos seamos iguales, acabaría con la posibilidad de entrar en el club de los privilegiados, por lo tanto muere un referente, desaparece un sueño.

La falsa conciencia afecta de manera radical las sociedades de hoy , el sistema actual va a terminar con la identidad de las personas. Debemos tener presente la conciencia de clase, ese  concepto marxista que define la capacidad de los individuos que conforman una clase social de ser consciente de las relaciones sociales antagónicas (ya sea económicas, políticas, etc,) que se aduce siendo la condición original de la organización de una sociedad de clases y de actuar de acuerdo a ellas.

Muchos dirán que ya no hay izquierdas ni derechas. Pero la verdad es que no nos gustan las etiquetas. La premisa básica de un pobre de derecha es que con trabajo duro se puede cambiar de clase. Es decir, piensan que las clases sociales son permeables.
Los ricos de izquierdas, son hipócritas, porque ellos saben que su forma de pensar no es congruente con su forma de vivir, y en esto se parecen al pobre de derecha.

También tenemos al  facho pobre.  ¿Quién es este personaje? Es ese taxista que repite de forma idéntica lo que escuchó por radio durante toda la mañana.  El que dice que  hace falta mano dura en el país y su ideología política es tan extrema  que pide que vuelvan los militares y el servicio militar.  También es ese guardia de supermercado con el que te pones a hablar un rato y  te dice que la única forma de terminar con la inseguridad es reprimir con violencia y pide la pena de muerte.

                 En consecuencia, la falta de identificación con nuestra propia clase social provoca la pérdida de solidaridad grupal, así como comportamientos incoherentes con nuestra propia situación. Muchas veces intentamos imitar aquello que nunca seremos. Podríamos hablar de un comportamiento ajeno a las necesidades de nuestro propio ser, que a la vez es regulado mediante un proceso de alienación cultural.  De este modo aparece una ilusión de reencuentro con la realidad, (Debord), en una sociedad en la que nadie puede ser reconocido por los otros, y en donde cada individuo es incapaz de reconocer su propia realidad. La realidad es sustituida por los "reality shows", por ejemplo.

Por otro lado, las clases bajas  tienen  muchos aspectos en común que los une, la limitación material, un bajo estatus en la escala social, ser objeto de desprecio por la producción cultural y la adoctrinación en la educación; también otras cualidades positivas como la capacidad de crear, la sinceridad, el aprecio por lo informal y por lo cotidiano, pero sobre todo, la capacidad de resistencia y muchas veces de lucha. Pero no hay que olvidar que la práctica política cuando quiere ser eficaz está condenada a utilizar técnicas de persuasión colectiva que consisten en degradar a los seres humanos transformándolos en cosas o mirándolos como si fueran cosas. De este modo reifican y desdialectizan el pensamiento. 

El concepto de igualdad de oportunidades tan nombrado, en el neoliberalismo no significa un derecho igual a una vida humana para todos, sino “el mismo derecho, igual para todos, de participar en la carrera competitiva para alcanzar el máximo beneficio posible” (Macpherson, 1968, p.64) Con este supuesto se justifica la desigualdad de la propiedad porque la raíz de la misma no está en el tipo de división social del trabajo o en las relaciones sociales de producción , sino en la desigualdad de fuerza y destreza en el diferente merito personal de cada uno en la lucha competitiva de conseguir bienes . O sea, el par contradictorio riqueza - pobreza no es un problema estructural de las relaciones sociales capitalistas, sino un problema de ingenio personal y de mayor o menor aplicación en la competencia del mercado. Las desigualdades sociales serían consecuencias únicamente de las desigualdades naturales.

 Desde esa perspectiva, el neoliberalismo es un darwinismo social que interpreta el aumento del número de pobres como un costo necesario de la evolución social, para que los mejor dotados prosperen y los menos dotados desaparezcan.

La producción material se convierte en una producción mental. De allí que podemos proponer un ejemplo comunicacional, el discurso mediático del "Siempre han existido los pobres “o como dijo un ex presidente argentino: “Como dijo nuestro Señor Jesucristo, siempre habrá pobres entre ustedes” (él no se incluyó en el "nosotros", por supuesto). Nuestra vida social, política y cultural, está atravesada de falsedad, un sistema político-cultural que se sedimentan en el engaño. La cultura de la imagen, suplanta a la palabra y determina el inconsciente colectivo de que nos nutrimos, cuya farsa es la del mito y de este modo se diluye la identidad individual.

             Ernesto Moya
            Psicólogo Social